Seleccionar página

10 mujeres STEM de la Historia

La pitagórica, Teano de Crotona (Siglo VI a.C.) La pitagórica, Teano de Crotona

De toda la obra de Teano solamente se conserva un fragmento del tratado Sobre la Piedad. Pero se cree que Teano tuvo una extensa obra filosófica, matemática e incluso médica. De sus investigaciones matemáticas surgió el planteamiento de la existencia del número áureo, concepto relacionado con la esencia del universo y que científicos posteriores desarrollaron.

También desarrolló las teorías pitagóricas relacionadas con la existencia de números naturales en todas las cosas y con la posibilidad de poder expresar numéricamente la medida de cualquier elemento de la naturaleza.

La matemática más didáctica, Maria Gaetana Agnesi (1718-1799)

La matemática más didáctica, Maria Gaetana Agnesi

Matemática, filósofa y piadosa, Maria Agnesi pasó a la historia por ser la primera mujer en haber escrito uno de los primeros libros didácticos de matemáticas. Con una gran inteligencia y capacidad de estudio, la vida de María Agnesi está plagada de lagunas y hechos poco corroborados y marcados a menudo por la misoginia de una Europa ilustrada pensada solamente para hombres. Maria, además de dedicar parte de su vida al estudio de las matemáticas, fue una mujer entregada a los demás. Primero cuidando a la amplísima prole de su padre que se casó tres veces y, al final de sus días, ayudando a los más necesitados.

En 1748 María Agnesi publicaba la obra que la haría famosa, Instituzioni Analitiche ad uso della gioventù italiana. Sus instituciones analíticas, que pronto fueron traducidas al inglés y al francés, se convirtieron en un manual didáctico indispensable para los estudiantes de matemática. María había empezado su libro como un entretenimiento y con el principal objetivo de servirle de ayuda para la formación de algunos de sus hermanos pequeños.

Los ocho cometas de la soprano, Caroline Herschel (1750-1848)

Los ocho cometas de la soprano, Caroline Herschel

Caroline Lucretia Herschel parecía destinada a triunfar en la música pero dedicó parte de su vida a la ciencia y la astronomía. Una mujer se introducía en la revolución científica, cosechando recelos y controversia por ser precisamente alguien del “sexo débil” quien descubrió el primer cometa en la historia de la ciencia.

Años de trabajo y observación dieron sus frutos cuando el 1 de agosto de 1786 Caroline se convertía en la primera científica en la historia en descubrir un cometa. Aplaudida por muchos colegas de profesión, Caroline también fue denostada por otros debido a su condición femenina. Pero las críticas no fueron suficientes para una profesional que estaba decidida a seguir investigando el universo. Siete cometas más serían descubiertos por Caroline así como nebulosas, galaxias y estrellas.

Cuando Caroline ya había regresado a Hannover tras el fallecimiento de su hermano (1822), le fue concedida la medalla de oro de la Royal Astronomical Society de Inglaterra en 1828 por haber catalogado 2500 objetos de cielo profundo. Años después, en 1835 y cuando era ya una anciana de 85 años, era admitida como miembro honorario en la misma Royal Astronomical Society. Ella y Mary Somerville tuvieron el honor de figurar entre las primeras mujeres admitidas en dicha sociedad.

La encantadora de números, Ada Lovelace (1815-1852)

La encantadora de números, Ada Lovelace

A Ada Augusta Byron King, hija del famoso escritor Lord Byron, se la considera como la primera programadora de la historia.

Ada publicó sus notas sobre la máquina de Babbage con sus iniciales por miedo a las reacciones que podría suscitar su condición de mujer. En estas notas Ada mostró como la computadora solamente daba información disponible pero no originaba conocimiento. Ada fue más allá y, a partir de las ideas de Babbage, escribió el primer lenguaje de programación.

El ama de casa que se convirtió en astrónoma, Williamina Fleming (1857-1911)

El ama de casa que se convirtió en astrónoma, Williamina Fleming

Williamina demostró ser una profesional disciplinada y exigente consigo misma quien, a pesar de no disponer de amplios estudios científicos, puso todo su empeño en aprender sobre la marcha. Tal fue su determinación, que terminó ideando un sistema de clasificación de las estrellas que consistía en asignarles una letra según tuvieran mayor o menor cantidad de hidrógeno en su espectro

Los siguientes años de su vida los dedicó a analizar los espectros estelares y a identificar más de doscientas estrellas variables y descubrir las enanas blancas. Todo un logro para una mujer como ella. Los más de treinta años de dedicación a la astronomía le valieron el reconocimiento de la comunidad científica que le otorgó el título de Conservadora del Archivo de Fotografías Astronómicas de Harvard, siendo además la primera mujer en recibir un cargo de este tipo en dicha universidad.

Descubriendo cromosomas, Nettie Stevens (1861-1912)

Descubriendo cromosomas, Nettie Stevens

En 1905, Nettie Stevens publicaba un estudio que revolucionaría el mundo de la ciencia. Su trabajo venía a demostrar que el sexo venía determinado por unas bases cromosómicas concretas. Nettie había trabajado toda su vida para hacerse un hueco en la complicada y machista comunidad científica de los albores del siglo XX. A pesar que con el tiempo se le dio el reconocimiento que merecía, su trabajo científico fue puesto en entredicho. Tampoco su salud la acompañó, provocándole una muerte prematura cuando empezaba a alcanzar sus sueños.

Los intereses científicos de Nettie Stevens fueron enfocándose en el estudio de la herencia genética. En aquellos años en los que aún se desconocía cómo un ser vivo veía determinado su sexo en el momento de su concepción, Nettie inició una exhaustiva investigación con distintos tipos de insectos que la llevarían a concluir que existían dos tipos de cromosomas, el X y el Y que definían el sexo femenino y el masculino.

Gran científica, humilde mujer, Marie Curie (1867-1934)

Gran científica, humilde mujer, Marie Curie

Todos los datos que rodean a esta científica son excepcionales por tratarse de una mujer y de origen humilde. Dos licenciaturas en la Sorbona, un doctorado cum laude, una cátedra de física, dos premios Nobel; descubrió el polonio y el radio y aportó grandes avances en el estudio de la radioactividad. Por encima de todo esto fue una joven polaca con pocos recursos pero incalculable coraje que luchó toda su vida por dedicarse a su gran pasión, la ciencia.

La matemática, Emmy Noether (1882-1935)

La matemática, Emmy Noether

Emmy Noether fue una de las grandes matemáticas de la historia. Alabada por genios como Einstein, Emmy se hizo un lugar en la comunidad científica de principios del siglo XX cuando las mujeres ni tan siquiera tenían derecho a acceder a los estudios universitarios. Pero, a pesar de haber formulado teorías determinantes para las matemáticas y la física, Emmy Noether tuvo que luchar toda su vida para conseguir el lugar que se merecía.

En 1918 formuló el teorema que recibiría su nombre, debido a la gran importancia que supuso para la física moderna y que algunos científicos pusieron a la misma altura que el Teorema de Pitágoras.

Desmontando a Verne, Inge Lehmann (1888-1993)

Desmontando a Verne, Inge Lehmann

En 1936 publicaba un documento titulado “P” en el que explicaba, a partir de estudios sísmicos, que el núcleo terrestre estaba formado por una parte sólida y una parte líquida. Inge lo había descubierto al observar diferencias en la velocidad y la dirección de unas ondas conocidas como “P” en el registro sismológico al llegar al centro de la tierra, detectando una discontinuidad entre las dos partes del núcleo. Esta discontinuidad pasó a llamarse “discontinuidad de Lehmann” en su honor.

Una ingeniera en la NASA, Mary Jackson (1921-2005)

Una ingeniera en la NASA, Mary Jackson

Mary Jackson tenía una mente privilegiada pero su condición de mujer y el color de su piel eran vergonzosos inconvenientes para ella. Lejos de rendirse, Mary Jackson estudió, trabajó duro y se enfrentó a las normas establecidas que le impedían avanzar en su carrera. Esfuerzos que dieron sus frutos cuando se convirtió en la primera mujer afroamericana en trabajar como ingeniera aeroespacial en la NASA, siendo nombrada para este puesto en 1958 hasta 1985.


 

Fuente: http://www.mujeresenlahistoria.com/p/cientificas.html

Sandra Ferrer Valero: https://sandraferrervalero.wordpress.com/

 


10 mujeres STEM en la Historia

Linkedin Grupo AEFacebook Grupo AEtwitterGrupo AE. Advanced Education